Seguidores

miércoles, 29 de abril de 2015

MI SALÓN. ANTES Y DESPUÉS.


En IG me comentaron un día que querían ver mi casa. La verdad es que suelo hacer muchas fotos dentro de mi casa aquí en Madrid cuando quiero comentaros algún descubrimiento o adquisición nueva ya sea en decoración, como muebles, manteles con estrellitas, plantas, etc.

Hoy quería enseñaros un poco el antes y el después. Como el ANTES, por así decirlo no ha sido fotografiado con este fin, solamente tengo una foto donde se ve más o menos cómo era mi salón antes de esa transformación que ha sido muy de poco en poco. 

Podría decir que mi estilo realmente no ha estado marcado hasta que conocí a mi marido. Creo que cuando te unes a otra persona te enriqueces y eso es lo que nos ha pasado a los dos, que nos hemos enriquecido tanto como personas, hemos crecido, hemos cambiado, hemos progresado y evolucionado juntos. No hablo de lo económico aunque si unes dos sueldos para pagar las facturas bienvenidos sea. :) Yo hablo más de la persona, de los sentimientos y de los gustos comunes o no tan comunes.

Mi marido y yo tenemos muchos gustos parecidos por lo que apenas hemos tenido problemas a la hora de ponernos de acuerdo para decorar la casa.

Tengo que decir que en la foto del ANTES salen amigos míos que espero no se ofendan por salir en mi blog. Jur, jur. 

La foto tiene varios años, concretamente la hicimos en una fiesta de cumpleaños en el año 2007. Asi que fijaros si ha llovido.



Como veréis se ha cambiado practicamente todo, empezando por el suelo, que ya no admitía más acuchillados y pusimos encima otro suelo mucho más clarito para aportar más luz a toda la casa, y mucha gente nos ha dicho que el cambio es espectacular. Yo creo que es cierto. Pero claro, esto lo hicimos cuando ya llevábamos un tiempo casados y pudimos invertir en nuestra casa para dejarla exactamente a nuestro gusto. Cuando se trata de un piso que no es nuevo y que no has reformado tú pues hay mil cosas que te encantaría cambiar pero hasta que no pasa un tiempo, a no ser que seas multimillonario, no lo puedes hacer. Pero tened paciencia, que antes o después se consigue. :)

Las cortinas las hemos cambiado cuatro veces en total. Las primeras eran totalmente de abuelos, como yo digo, un estilo demasiado clásico con borlas y todo y unos colores que oscurecían muchísimo la habitación. Además las cortinas eran demasiado gruesas también y eso impedía que pasara la luz que yo siempre he buscado. No tengo foto en mi portátil de cómo era el salón el primer día que llegué a esta casa. Una pena porque el cambio ha sido enorme.

 Las fotos que tenéis aquí de la fiesta de cumpleaños ya son con cambios, pero aún así como os decía antes, no tenía del todo mi estilo definido. Estaba aún buscándolo pero ya se pueden apreciar ciertos matices de cómo mis gustos iban cambiando hacia lo que es más luz, más claridad, menos cosas, menos adornos, menos cuadros. Pienso que mucho adorno se come los espacios, sobre todo si son pequeños. Ojo con esto. Por eso el salón tal cual está ahora mismo, casi no tiene cuadros, ni tantas fotos como antes, ni el tono de las paredes es chillón como antes, no me gustan los tonos chillones para adornar las paredes de mi casa pues lo que yo busco es paz, sosiego y calidez. 

Antes era un amarillo más limón y ahora es un amarillo clarito que invita al descanso.


En IG me dijeron que todo parecía muy ordenado para tener tres niños en casa. Pues como podéis ver intento que la casa esté lo más ordenada posible. Cuando los niños terminan de jugar colocamos todo en su sitio para poder disfrutar los mayores del salón. También es verdad que mi salón tiene dos ambientes y el otro ambiente no estaba en condiciones en el momento de hacer las fotos, cuando lo tenga ordenado os lo enseño encantada. Se trata de la zona de comedor que la verdad apenas usamos, la tenemos ahora de despacho con muchos papeles por en medio y es el lugar de hacer deberes. En esa zona también tenemos el corralito del niño. Por eso quizás haya dado la impresión, al enseñaros solamente una parte del salón, de que está todo suuuuper ordenado, cuando en realidad sí que tengo trastos. Pero como dice mi madre, cuanto más orden más limpio parece todo y es algo que intento siempre que se puede.

Las segundas cortinas que tuvimos las compré en una tienda cualquiera y me las confeccionó una conocida. Hubo una época en que tuve dos gatos en casa y me destrozaron bastante muchas cosas, entre ellas las primeras cortinas y las segundas. Las terceras fueron las típicas cortinas de IKEA que vemos en todas partes y acabaron con agujeros. Es una tela muy finita y fácil de rasgarse, asi que no la aconsejo si se le va a dar mucho uso. Más bien la pondría en un cuarto de invitados por ejemplo.

Ahora las cortinas son de K.A. y estamos muy contentos porque cuando queremos luz las recogemos y cuando queremos más privacidad o más oscuridad las echamos. Y el diseño no es pesado de ver.






Los sofás también los cambiamos. Los primeros que tuve eran del Corte Inglés y los gatos también los estropearon mucho. Ahora tengo uno de IKEA que era de mi marido y el nuevo que hemos incorporado ha sido toda una inversión ya que se trata de un sofá de cuero blanco que se puede reclinar apretando un botón.

Otra de nuestras últimas adquisiciones ha sido el mueble de Becara, bueno, más bien del mercadillo de Becara que compramos estando embarazada de Tirso la primavera pasada. Queríamos darle un toque diferente al salón en estilo y en colores. Éste mueble lo teníamos en mente mi marido y yo desde hacía un tiempo y finalmente lo compramos en este mercadillo.

Con este mueble hemos conseguido que muchas cosas estén guardadas y no rondando por en medio como antes dando sensación de desorden a la habitación. Su color rojo oscuro se aprecia mejor con la luz del día. Por las noches parece mucho más oscuro. Si os fijáis en las primeras fotos, en las del ANTES, en el lugar de este mueble había un piano, el cual ahora está en la zona de comedor que otro día os enseñaré. El piano era de mi madre y no quiero deshacerme de él aunque nunca me ha hecho mucha gracia tenerlo en mi casa ya que nadie de la familia toca el piano, excepto mi madre, y me ocupa mucho espacio. Pero de momento lo tenemos en casa.


La lámpara del techo ya lleva con nosotros muchos años, pero no era la primera lámpara que había en el piso. Tengo en mente cambiarla en un futuro. 

En una parte de la zona de librería y de estantes tengo las cositas de Tirso para poder atenderle en el salón. En ese rinconcito tengo sus pañales, toallitas, alguna ropita, etc. Porque como habéis visto en la foto actual, uso la mesa, ahora blanca, a modo de cambiador.



Se nota que en esta casa convivimos adultos con niños de diversas edades. También tengo lapiceros y material para hacer trabajos y deberes de las mayores por las estanterías.

La mesa del salón como podéis ver en las primeras fotos, también ha cambiado. Decidí que ya estaba harta de ese color madera clarito y la pinté estando embarazada también de Tirso. Usé pintura chalkpaint y entre mi marido, las niñas y yo la terminamos en un par de días. Me encanta el resultado aunque tiene muchos errores. No sé cuándo la podré mejorar y dejarla perfecta.


La mesita de la esquina ya no es esa mesa camilla de abuela con el brasero debajo que solía ver en casa de mi madre, siempre tapada con un mantel. Ahora tenemos desde hace tiempo una mesita de mi marido, negra, moderna y bajita para poner adornos y fotos. La de nuestra boda y nuestro bebé. 
La lámpara plateada la compré en una tienda que hay en mi barrio que se llama Borgia Conti que me aconsejó Mer, ella tiene muy buen gusto y de vez en cuando leo su blog y le hago preguntas sobre decoración.

 Esta lámpara me gusta mucho porque contrasta muy bien con la mesa negra.

Y de momento esto es todo. Otro día os enseñaré la segunda parte del salón que es la parte de comedor. ;)

En un futuro quiero ir quitando poco a poco el gotelé de las paredes porque quien las puso así tenía unos gustos muy antiguos. Pero como os decía las cosas hay que hacerlas poco a poco y a su tiempo y se disfruta muchísimo cambiando alguna cosa cada año.

Espero que os haya gustado esta entrada. Os la dedico a todos los que me seguís en IG y me habéis animado a mostrar mi casa. ¡Otro día más!

Un beso.

M.

sábado, 25 de abril de 2015

¿Qué es ser una madre?


Ser madre no es nada fácil. Te lo pintan todo muy bonito, el embarazo, el nacimiento, la unión que sientes con tu hijo desde el primer momento, dar el pecho es lo más bonito que hay en la vida, verle dormidito por las noches es un momento mágico, pasear orgullosa con el cochecito por la calle...etc, etc, etc.

Ser madre es algo maravilloso, algo muy grande y es toda una prueba. Sí, porque antes de ser madre tú vivías pensando en tí, solamente en tí, en tus necesidades, en tu trabajo, en tu vida social, cuando la tenías claro, en ir a la peluquería a ponerte mona, ir de tiendas y recrearte horas, depilarte las piernas y el bigote a tiempo, lavarte el pelo sin prisas, usar el secador por las noches sin miedo a despertar a nadie, desayunar tranquila, tener toda tu casa recogida y en absoluto orden, tu ropa está limpia y huele bien, cuando sales de casa si te entretienes es porque te estás mirando en el espejo para ver si tu conjunto cuadra o no cuadra con los zapatos y con el bolso, y con el abrigo...cuando llegaba el fin de semana eras super feliz porque eso significaba levantarse tarde, abrir el ojo y quedarse en la cama. No había horarios, ni prisas, ni obligaciones. Podías quedar con quien te diera la gana a la hora que fuera y donde fuera. Te echabas la siesta. Cenabas fuera, ibas al cine, trasnochabas y cuando llegabas a casa sabías que toda tu cama era para tí. Si te despertaba algo o alguien por la noche luego te volvías a dormir inmediatamente. No te preocupaba si tu casa tenía muchas esquinas o enchufes sin tapar. No te preocupaba tener adornos con piezas pequeñas, no te preocupaba que el suelo estuviera sucio y con bacterias, no te preocupaba llevar pañales en el bolso, ni chupetes, ni ropita de recambio, ni Dalsy en la caja de las medicinas. No te preocupaba estornudar por las noches porque te viene un ataque de alergia al pólen en primavera, o sonarte los mocos en la cama. No te preocupaba que llamaran al timbre o al móvil a la hora que fuera. Ni que la gente tuviera las manos sin lavar.

Resumiendo, que cuando eres madre te olvidas de todo lo que te importaba antes y todo lo que te importa ahora es esa personita pequeñita que te mira con esos ojitos lagrimosos, con el pañal lleno de pipi y caca, con babas, moquitos, que berrea por las noches cuando tiene miedo o tiene hambre. No importa que los platos estén sin fregar, ni que te estés haciendo una necesidad imperiosa, ni que tengas más sueño, ni que tu cuarto parezca una leonera llena de muñecos, de biberones usados, que tu cómoda tenga la caja de joyas junto a la cesta de los pañales y las toallitas y el Rhinomer. Ni que tengas el pelo sucio, ni que llueva en la calle o haga un sol espléndido, ni que no te hayas lavado los dientes, ni que te has puesto la camiseta del revés.

Porque solo quieres abrazar a ese bebé que un día salió de ti y puso tu mundo patas arriba. Porque sabes que si alguien se llevara a tu bebé y te devolviera la vida de antes ya no la querrías.:)

Dedicado a todas las madres que también se pusieron la camiseta del revés ;)



miércoles, 22 de abril de 2015

La tumba de las luciérnagas


Una de las películas más bonitas que he visto de animación. Vamos, una obra maestra diría yo. Muy humana, muy sensible, tierna y muy triste. 

Desde que soy madre no puedo ver a un niño sufrir. Todos hemos sido niños y sabemos lo que es esa etapa en nuestra vida, pero cuando uno crea una vida, es decir, cuando eres padre o madre y vives lo que es dar vida, gestarla, llevarla 9 meses dentro, cuidándola, protegiéndola de todo peligro, comiendo bien, haciendo una vida sana, porque ese ser que llevas dentro no se puede defender solo, tú eres su armadura, tú eres su nido, su casita, su alimento, su bienestar. Y cuando por fin nace tú eres todo para esa personita. Siendo esta realidad tan bonita y luego ves que hay niños que no tienen una madre o un padre que cuide de ellos, a mí por lo menos se me parte el alma. Todo niño debería tener un padre y una madre, o al menos uno de los dos para poder sobrevivir y tener una vida digna, con comida, agua, un lugar donde vivir, medicinas, educación, y sobre todo mucho amor.

 En esta película, por culpa de la II Guerra Mundial, todas esas necesidades de los protagonistas desaparecen por completo hasta el punto en el que el desenlace final es terriblemente triste.


lunes, 20 de abril de 2015

Kenay Home



Una de mis tiendas favoritas de decoración es sin duda ésta. El estilo de la tienda en sí y todos los productos que venden es para detenerse durante mucho, mucho tiempo y llevarse media tienda si cabe. 
Como sabía que no me iba a poder resistir a comprar algo he querido llevarme algo de mi lista de deseos. Siempre tengo una lista de deseos mental y siempre pienso en pasarla a papel para que no se me olvide nada e ir tachando cosas. Hoy me he llevado un par de cuencos que os enseñaré otro día porque de momento no les hice foto. Lo que sí os puedo enseñar es la tienda, situada en la calle Núñez de Balboa, 59 de Madrid. Hice un par de fotos dentro. Y me llevé una lamparita para poner en la entrada de mi casa que me encanta. 

¡Feliz día!



miércoles, 15 de abril de 2015

Me he apuntado


A otro curso online de la preciosa escuela de fotografía de Jackie Rueda. Ya hice uno de Autoretratos que me encantó con la fotógrafa ecuatoriana Julia Davila Lampe, quien tiene unas fotos increíbles y me inspiró muchísimo para mejorar mis fotos.  ¡Estoy deseando empezar! La foto es de la página web de Jackie Rueda.

martes, 14 de abril de 2015

#PRIMAVERABELLA







Cómo nos gusta la primavera y lo que le gusta jugar trasteando a mi chiquitín, no para quieto un segundo y me tiene totalmente agotada. Si queréis ver todos los looks de Tirso los podéis ver en mi primer blog. 
¡Feliz día!

sábado, 11 de abril de 2015

Una sesión de fotos especial


Lo confieso, me encantaría saber de fotografía mucho más que lo poquito que sé ahora mismo. Me encantaría dedicarme por completo a este mundo tan fascinante y creativo. De momento hago mis pinitos como fotógrafa para mi familia. Hace dos años hice fotos a mi hija mayor para su recordatorio de Primera Comunión, y esta Semana Santa hemos aprovechado para llevarnos la túnica al monte y la diadema de la hermana para repetir experiencia con L, que este año hace la Primera Comunión. Disfruto como una enana haciendo este tipo de fotos que sé que van a ser muy importantes en nuestra vida y la verdad es que mis hijas tienen mucha paciencia conmigo. Ponte así, mira para allí, no tuerzas la boca... Encima esa tarde apareció una pedazo de mariposa gigante que se acercó a la diadema a olisquear las flores blancas pensando que serían de verdad. L se pegó un susto tremendo y de milagro no salió corriendo con la túnica puesta monte abajo. ;)

Y después de estar un rato disparando mi cámara y riéndonos las dos con las poses exageradas de L, se quitó la túnica, la metimos en el coche, guardamos la diadema y nos recorrimos parte del monte admirando sus árboles, el horizonte, Madrid a lo lejos y sobre todo admiramos a una viejecita que iba caminando por esas alturas con la ayuda de un bastón y sin ninguna compañía más. 

La foto es la oficial y los recordatorios ya los tenemos hechos listos para repartir el gran día. Hice muchas fotos pero finalmente elegimos una en la que L sale con su gran sonrisa, porque ella siempre ha sido así desde bebé, una niña muy sonriente. :)
 

lunes, 6 de abril de 2015

Pascua


¡Feliz Pascua! Ya se terminó la Semana Santa y continuamos con la rutina y para no amargarnos mucho por ello hoy hemos comprado huevos de Pascua de chocolate. ¡Feliz lunes!

domingo, 5 de abril de 2015

El sabor de mi Semana Santa








Y la Semana Santa terminó en el campo, con sabor a tortilla de patata como a mí me gusta, blandita, blandita, con sabor a flores, a zumbidos de avispas, a tertulias en familia, paseos por el campo, disparar la cámara en el monte, cielos azules, desayunos con luz natural, calorcito agradable que te permite ir en manga corta, risas nocturnas en el salón, confidencias junto a los cisnes y muchas más cosas que espero poder repetir muy pronto.

¿A qué ha sabido vuestra Semana Santa?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...