Seguidores

miércoles, 29 de abril de 2015

MI SALÓN. ANTES Y DESPUÉS.


En IG me comentaron un día que querían ver mi casa. La verdad es que suelo hacer muchas fotos dentro de mi casa aquí en Madrid cuando quiero comentaros algún descubrimiento o adquisición nueva ya sea en decoración, como muebles, manteles con estrellitas, plantas, etc.

Hoy quería enseñaros un poco el antes y el después. Como el ANTES, por así decirlo no ha sido fotografiado con este fin, solamente tengo una foto donde se ve más o menos cómo era mi salón antes de esa transformación que ha sido muy de poco en poco. 

Podría decir que mi estilo realmente no ha estado marcado hasta que conocí a mi marido. Creo que cuando te unes a otra persona te enriqueces y eso es lo que nos ha pasado a los dos, que nos hemos enriquecido tanto como personas, hemos crecido, hemos cambiado, hemos progresado y evolucionado juntos. No hablo de lo económico aunque si unes dos sueldos para pagar las facturas bienvenidos sea. :) Yo hablo más de la persona, de los sentimientos y de los gustos comunes o no tan comunes.

Mi marido y yo tenemos muchos gustos parecidos por lo que apenas hemos tenido problemas a la hora de ponernos de acuerdo para decorar la casa.

Tengo que decir que en la foto del ANTES salen amigos míos que espero no se ofendan por salir en mi blog. Jur, jur. 

La foto tiene varios años, concretamente la hicimos en una fiesta de cumpleaños en el año 2007. Asi que fijaros si ha llovido.



Como veréis se ha cambiado practicamente todo, empezando por el suelo, que ya no admitía más acuchillados y pusimos encima otro suelo mucho más clarito para aportar más luz a toda la casa, y mucha gente nos ha dicho que el cambio es espectacular. Yo creo que es cierto. Pero claro, esto lo hicimos cuando ya llevábamos un tiempo casados y pudimos invertir en nuestra casa para dejarla exactamente a nuestro gusto. Cuando se trata de un piso que no es nuevo y que no has reformado tú pues hay mil cosas que te encantaría cambiar pero hasta que no pasa un tiempo, a no ser que seas multimillonario, no lo puedes hacer. Pero tened paciencia, que antes o después se consigue. :)

Las cortinas las hemos cambiado cuatro veces en total. Las primeras eran totalmente de abuelos, como yo digo, un estilo demasiado clásico con borlas y todo y unos colores que oscurecían muchísimo la habitación. Además las cortinas eran demasiado gruesas también y eso impedía que pasara la luz que yo siempre he buscado. No tengo foto en mi portátil de cómo era el salón el primer día que llegué a esta casa. Una pena porque el cambio ha sido enorme.

 Las fotos que tenéis aquí de la fiesta de cumpleaños ya son con cambios, pero aún así como os decía antes, no tenía del todo mi estilo definido. Estaba aún buscándolo pero ya se pueden apreciar ciertos matices de cómo mis gustos iban cambiando hacia lo que es más luz, más claridad, menos cosas, menos adornos, menos cuadros. Pienso que mucho adorno se come los espacios, sobre todo si son pequeños. Ojo con esto. Por eso el salón tal cual está ahora mismo, casi no tiene cuadros, ni tantas fotos como antes, ni el tono de las paredes es chillón como antes, no me gustan los tonos chillones para adornar las paredes de mi casa pues lo que yo busco es paz, sosiego y calidez. 

Antes era un amarillo más limón y ahora es un amarillo clarito que invita al descanso.


En IG me dijeron que todo parecía muy ordenado para tener tres niños en casa. Pues como podéis ver intento que la casa esté lo más ordenada posible. Cuando los niños terminan de jugar colocamos todo en su sitio para poder disfrutar los mayores del salón. También es verdad que mi salón tiene dos ambientes y el otro ambiente no estaba en condiciones en el momento de hacer las fotos, cuando lo tenga ordenado os lo enseño encantada. Se trata de la zona de comedor que la verdad apenas usamos, la tenemos ahora de despacho con muchos papeles por en medio y es el lugar de hacer deberes. En esa zona también tenemos el corralito del niño. Por eso quizás haya dado la impresión, al enseñaros solamente una parte del salón, de que está todo suuuuper ordenado, cuando en realidad sí que tengo trastos. Pero como dice mi madre, cuanto más orden más limpio parece todo y es algo que intento siempre que se puede.

Las segundas cortinas que tuvimos las compré en una tienda cualquiera y me las confeccionó una conocida. Hubo una época en que tuve dos gatos en casa y me destrozaron bastante muchas cosas, entre ellas las primeras cortinas y las segundas. Las terceras fueron las típicas cortinas de IKEA que vemos en todas partes y acabaron con agujeros. Es una tela muy finita y fácil de rasgarse, asi que no la aconsejo si se le va a dar mucho uso. Más bien la pondría en un cuarto de invitados por ejemplo.

Ahora las cortinas son de K.A. y estamos muy contentos porque cuando queremos luz las recogemos y cuando queremos más privacidad o más oscuridad las echamos. Y el diseño no es pesado de ver.






Los sofás también los cambiamos. Los primeros que tuve eran del Corte Inglés y los gatos también los estropearon mucho. Ahora tengo uno de IKEA que era de mi marido y el nuevo que hemos incorporado ha sido toda una inversión ya que se trata de un sofá de cuero blanco que se puede reclinar apretando un botón.

Otra de nuestras últimas adquisiciones ha sido el mueble de Becara, bueno, más bien del mercadillo de Becara que compramos estando embarazada de Tirso la primavera pasada. Queríamos darle un toque diferente al salón en estilo y en colores. Éste mueble lo teníamos en mente mi marido y yo desde hacía un tiempo y finalmente lo compramos en este mercadillo.

Con este mueble hemos conseguido que muchas cosas estén guardadas y no rondando por en medio como antes dando sensación de desorden a la habitación. Su color rojo oscuro se aprecia mejor con la luz del día. Por las noches parece mucho más oscuro. Si os fijáis en las primeras fotos, en las del ANTES, en el lugar de este mueble había un piano, el cual ahora está en la zona de comedor que otro día os enseñaré. El piano era de mi madre y no quiero deshacerme de él aunque nunca me ha hecho mucha gracia tenerlo en mi casa ya que nadie de la familia toca el piano, excepto mi madre, y me ocupa mucho espacio. Pero de momento lo tenemos en casa.


La lámpara del techo ya lleva con nosotros muchos años, pero no era la primera lámpara que había en el piso. Tengo en mente cambiarla en un futuro. 

En una parte de la zona de librería y de estantes tengo las cositas de Tirso para poder atenderle en el salón. En ese rinconcito tengo sus pañales, toallitas, alguna ropita, etc. Porque como habéis visto en la foto actual, uso la mesa, ahora blanca, a modo de cambiador.



Se nota que en esta casa convivimos adultos con niños de diversas edades. También tengo lapiceros y material para hacer trabajos y deberes de las mayores por las estanterías.

La mesa del salón como podéis ver en las primeras fotos, también ha cambiado. Decidí que ya estaba harta de ese color madera clarito y la pinté estando embarazada también de Tirso. Usé pintura chalkpaint y entre mi marido, las niñas y yo la terminamos en un par de días. Me encanta el resultado aunque tiene muchos errores. No sé cuándo la podré mejorar y dejarla perfecta.


La mesita de la esquina ya no es esa mesa camilla de abuela con el brasero debajo que solía ver en casa de mi madre, siempre tapada con un mantel. Ahora tenemos desde hace tiempo una mesita de mi marido, negra, moderna y bajita para poner adornos y fotos. La de nuestra boda y nuestro bebé. 
La lámpara plateada la compré en una tienda que hay en mi barrio que se llama Borgia Conti que me aconsejó Mer, ella tiene muy buen gusto y de vez en cuando leo su blog y le hago preguntas sobre decoración.

 Esta lámpara me gusta mucho porque contrasta muy bien con la mesa negra.

Y de momento esto es todo. Otro día os enseñaré la segunda parte del salón que es la parte de comedor. ;)

En un futuro quiero ir quitando poco a poco el gotelé de las paredes porque quien las puso así tenía unos gustos muy antiguos. Pero como os decía las cosas hay que hacerlas poco a poco y a su tiempo y se disfruta muchísimo cambiando alguna cosa cada año.

Espero que os haya gustado esta entrada. Os la dedico a todos los que me seguís en IG y me habéis animado a mostrar mi casa. ¡Otro día más!

Un beso.

M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tell me something darling!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...