Seguidores

miércoles, 25 de julio de 2012

Caballo entre chopos


Una de las costumbres que tengo desde que conocí a mi marido es traerme de nuestros viajes algún cuadro o lámina de recuerdo. Hacía mucho tiempo que teníamos esta pequeña pintura que parece hecha en acuarela y por temor a perderla o estropearla la guardé entre las cosas que tenía pendientes enmarcar. Hace dos semanas ya compramos el marco y el fin de semana pasado lo colgamos en un trozo de pared que se ha convertido en la pared de las pequeñas obras. Cada una con una historia y un paisaje que me llama la atención. 

Este caballo entre chopos lo compramos en una tienda camino del Alcázar de Segovia de donde nos trajimos más cuadritos. El chico que atendía tras el mostrador era el autor de la mayoría de aquellas obras y el caballo lo había pintado su novia que también era pintora. Como nos gustó mucho el estilo de estos jóvenes pintores otro año volvimos a la misma tienda buscando nuevas obras, pero cuando llegamos a la tienda vimos que el chico había retirado la mayoría de sus cuadros y se había centrado en la venta de bolsos y bolsitos de estilo hippie. Le preguntamos por sus cuadros y nos dijo que apenas tenía tiempo de pintar y que por eso casi no tenía cuadros en la tienda, por lo que nos fuimos de allí con las manos vacías y la desilusión del que descubre algo que le gusta y se lo quitan al poco tiempo. Una pena porque aquel pintor prometía.

Otro día os enseño el otro cuadrito que nos gustó de este chico y que tenemos en la entrada de nuestra casa de campo. Hoy le tocaba al caballito solitario ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tell me something darling!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...