Seguidores

jueves, 20 de abril de 2017

Semana Santa

La verdad es que mi Semana Santa no ha sido muy bonita. Los buenos momentos fueron breves mientras comenzaba a atacarme el trancazo, el cual todavía sigo teniendo en el cuerpo. Dos kilos menos por culpa de la enfermedad, un mal cuerpo horrible, cara de cansada, ojeras tremendas, cansancio, agotamiento, aturdimiento, dolor de cabeza, sueño contínuo y fiebre. Asi que solamente os puedo contar que me fuí dos días de vacaciones al campo, a una finca familiar por la provincia de Jaén, y me tuve que volver al día siguiente por la tarde porque mi cuerpo no daba para más. Pero bueno, la vida es así y hay que tomárselo con humor. Espero que este fin de semana sea mejor porque yo ya estoy cansada de estar todos los días con sensación de enferma contínua y no poder disfrutar de los días libres. Encima no paraba de ver en Instagram Stories a bloggers disfrutando del famoso festival de Coachella, bailando, bebiendo mojitos, tomando el sol y yo en la cama con fiebre.Pero también me traje a la ciudad los bonitos momentos vividos con la familia, familia que hacía siglos que no veía, comer ochíos con morcilla, caminar por el olivar, recoger espárragos, no oír tráfico sino pájaros, montarse en un viejo jeep y cantar con los niños dando botes mientras los más pequeños se reían a carcajadas, observar el atardecer en medio de la nada. Duró poco pero mereció la pena.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tell me something darling!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...