Seguidores

miércoles, 27 de mayo de 2015

Adiós Mayo





Queridos lectores, Mayo se acaba y el tiempo está loquito. El domingo tuvimos un halo solar que parecía un ovni gigante encima de nuestras cabezas. Jamás había visto algo así, fué de lo más curioso. Tirso ha estado malito este fin de semana y nos trastocó los planes románticos, incluyendo peli de terror en el cine, y tuvimos que quedarnos con él en casa. Anoche se despertó y estuvo dos horas llorando sin parar dejándonos el corazón encogido con la impotencia de no saber por qué lloraba el pobre. Mi marido quiere otro bebé y yo le miro con cara de..."¿Pero no nos ves que estamos que nos caemos de cansancio día sí y día también desde hace casi un año?"  Y solo de pensar que me tienen que cortar por cuarta vez el abdomen y sacarme otro crio se me ponen los pelos de punta de imaginarme ese dolor. Luego todo se olvida, es cierto, pero hijo, déjame que me olvide un poco más de la cesárea que aún la tengo muy reciente. Que vaya postparto que he tenido con tanto dolor y contractura de espalda y cuello. Y yo eso de no dormir lo llevo fatal, fatal. Dicen que con la edad duermes menos pues yo seré la excepción. :)

Os cuento además que se acerca el primer cumpleaños de Tirso. Parece mentira que haya pasado casi 1 año desde su nacimiento. Ya no es ese bebé recién nacido que no me veía ni hacía nada, y que tampoco dormía porque mi hijo no duerme nada. Ha salido movidillo, con ganas de juerga. También se acerca el décimo cumpleaños de mi mediana y ese cumple también es importante, por eso le estamos preparando una fiesta en toda regla. Dos hijos cumplen en el mismo mes. No sé si es una ventaja o todo lo contrario, lo cierto es que si fueran seguidos sí sería una ventaja para juntar los dos cumples pero como uno es un bebé y la otra una preadolescente casi. No podemos mezclar biberones y chupetes con balones de fútbol.

Por cierto, os dejo foto de las tartas y pastelitos de limón que hacen en Pastelería Mallorca que están de vicio. Nada aconsejable para la operación bikini. Pero lo cierto es que a mí me quitan las penas. Así como que mi florista y amigo colombiano me regale un abanico de su tierra para que yo también tenga un recuerdo del sitio donde nací. Aunque como dice mi padre siempre: La vaca es de donde pace y no de donde nace. Vamos, que soy más madrileña que el cocido. :D ¡GRACIAS POR EL ABANICO!¡Está muy chévere!

2 comentarios:

  1. qué preciosidad de bebé!!! y me encanta ese armario estilo oriental...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! El mueble es del outlet de Becara.

      Eliminar

Tell me something darling!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...